Misión de la SIP en Argentina Mayo 2011

En el reciente intercambio de cartas entre el Gobierno y la SIP se pueden distinguir los argumentos principales de cada parte:

En las cartas que mandaron a la Presidenta y a la Relatora Especial para la Libertad de Expresión de la OEA se ve el foco que eligió  la SIP (en sus palabras):

(1) el uso discriminatorio dela publicidadestatal para premiar o castigar a medios de comunicación;

(2) la creación de redes públicas y privadas de medios y periodistas que apoyan su sostenimiento en el gobierno;

(3) las campañas de desprestigio a la que se ven sometidos periodistas independientes y críticos;

(4) el no acatamiento de fallos judiciales por parte de autoridades de la fuerza pública que permitió el bloqueo a la circulación de Clarín, La Nación, Olé, La Voz del Interior y Día a Día

(5) y el incumplimiento de mandatos judiciales para restablecer la pauta oficial a Editorial Perfil.

Esto lleva a la SIP a ver un “agravamiento” de la situación. Ellos dicen haberlo comprobado sn carne propia:  “En numerosas y diversas entrevistas que realizamos, y por el trato que hemos tenido de parte de periodistas allegados al gobierno, detectamos que el clima de libertad de prensa viene deteriorándose con el grave riesgo de cara a las elecciones presidenciales de octubre próximo”. (la negrita es propia: se refiere a la entrevista privada que pidieron dos o tres editores de medios oficialistas al presidente de la SIP, y luego cayeron al hotel con las cámaras para transmitir en vivo).

El gobierno los había recibido, en una carta previa, con los siguientes argumentos:

(1) es notable la omisión de información relevante acerca de medidas del gobierno nacional, así como la desinformación a través de  falsedades y mentiras.

(2) la acentuada concentración del mercado de las comunicaciones. Sabemos que se trata del principal problema en la agenda de la libertad de expresión a nivel global, regional y nacional y entendemos que no alcanza con denunciar la concentración como amenaza estructural, si no podemos avanzar un paso más y hablar de sus actores concretos, los grupos concentrados exhibidas con muy poco pudor.

(3) el grupo empresarial Clarín, formado por capitales argentinos  y extranjeros y socio de vuestra organización, se ha constituido en el mayor obstáculo  para lograr una vigencia plena de la libertad de expresión en nuestro país. (…) haciendo  abuso  de su posición dominante, discrimina a sus competidores, censura  periodistas,  inhabilita la actividad gremial de sus empleados, despide delegados o los espía para luego denunciarlos en sus propios medios, impugna judicialmente las decisiones asumidas por amplia mayoría en el Parlamento e incluso  se  resiste permanentemente a respetar los  decretos y resoluciones del Poder Ejecutivo.

(4) la existencia de un mercado de la comunicación dominado por pocos grupos empresariales tiende a promover la formación de una opinión pública uniformada y un poder político subordinado, además de obturar el desarrollo de la libre expresión de ideas y difusión de informaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s